Un texto para reflexionar y liberarse!!

Nuestro más profundo miedo no es que seamos inadecuados.
Nuestro más profundo miedo es que somos poderosos más allá de lo medible.
Es nuestra luz, no nuestro lado oscuro, lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, espléndido, con talento y fabuloso?
En realidad: ¿Quién eres para no serlo?
Eres un hijo de Dios.
Tu pequeño juego no le sirve al mundo.
No hay nada ilustrado e iluminado en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras alrededor tuyo.
Hemos nacido para manifestar la gloria de Dios que está dentro nuestro.
Dicha gloria no sólo está en alguno de nosotros: Está en todos.
Y al dejar que nuestra luz brille, inconscientemente damos permiso a otros a que lo hagan también.
Si nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.
Pronunciado por Nelson Mandela en 1994.


Histórico