Este es un pequeño texto con un gran contenido en sus palabras, sobre la vacuidad y las alegrías falsas que muchos atraen hacia su vida vacía, reflexionemos un momento sobre este tema y procuremos llenar nuestra vida de verdadera alegría!!!


La verdadera alegría ha de manar del propio fuero interno. Pero cuando uno es interiormente vacuo, al punto de abandonarse a merced de la atracción del mundo externo, las alegrias vanas se allegan desde afuera. Esto es lo que muchos celebran como distracción. Las personas que debido a una falta de sostén interior sienten necesidad de distracción, encontrarán siempre ocasión de distraerse. Con la vacuidad de su naturaleza atraen hacia sí las alegrías exteriores. Así se encuentran cada vez más perdidas, cosa que naturalmente acarrea males.

Luis Alejandro Hernandez Cardozo

Histórico